Llamenos:(593) 07-288-7442 | 07-281-8416Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-140
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

El polen del aire o la ingestión de un fármaco o de un alimento puede desencadenar, en una persona sensible, una reacción alérgica, cuyos síntomas van desde las ronchas o manchas en la piel, los estornudos y ardor de ojos, hasta vómitos y diarreas. Un antihistamínico logra que desaparezcan los síntomas, porque impide que actúe la histamina, un mensajero químico de las reacciones de respuesta del sistema inmunitario.

La gripe o influenza es una clásica enfermedad vírica de todos conocida. Pero el nombre de influenza no se lo puso un médico sino el Papa Benedicto XIV (1675-1758) al considerar que la gripe era causada por la "influencia" de los astros.

La onicofagia es el hábito de “comerse las uñas” de forma continuada. Se trata de una costumbre que pueden sufrir las personas a cualquier edad y que, aunque no lo creamos, es muy difícil de dejar. Aparece entre los 10 y los 18 años y suele responder a patrones de ansiedad. Las personas que se muerden las uñas lo hacen de forma automática e inconsciente. Este hábito nervioso es muy habitual y está relacionado con las emociones. Hay algunas personas a las que esta conducta les acompaña toda la vida, y otras en las que aparece en ciertos períodos de estrés o ansiedad.

Los niños sonríen una media de 200 veces al día, mientras que los adultos lo hacen 20. Durante la risa, los sonidos vocales, como ja o ji, duran por término medio 75 milisegundos y se suceden cada 210 milisegundos.

La automedicación en un hábito común en nuestra sociedad y no está exento de riesgos: utilizamos medicamentos para el dolor de cabeza, para problemas gástricos, para relajarnos, para la tos, para la alergia, etc.