Llamenos:(593) 07-288-7442 | 07-281-8416Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-140
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

 

 

El cuerpo de su niño necesita vitaminas para crecer y desarrollar sus actividades adecuadamente. Las vitaminas elaboradas en el organismo, por lo tanto deben estar presentes en lo que el niño come o bebe.

 

¿Debo administrarle a mi niño suplementos vitamínicos?

La leche materna contiene suficientes vitaminas, excepto la vitamina D. Si da el pecho a su bebé, es importante administrar vitamina D adicional, ya que es necesaria cuando el bebé no recibe mucho sol.

Converse con su doctor acerca de un buen producto y la dosis para su bebé. Las fórmulas comerciales contienen vitamina D. Si alimenta a su bebé con fórmula en vez de leche materna, no necesita vitamina D adicional.

Los niños que tengan más de un año deben comer alimentos de cada uno de los grupos recomendados. Si lo hacen no necesitarán suplementos vitamínicos.

Considere administrar a su niño un suplemento vitamínico si tiene mal apetito o hábitos irregulares de comer. El ingerir solamente comidas vegetarianas que no contengan productos lácteos o cárnicos puede ser peligroso para los niños menores de 5 años, ya que no proveen de suficiente hierro, calcio o vitamina B12.

No existe ninguna prueba científica que aconseje administrar grandes cantidades de vitaminas a su niño, pues más bien esto puede causarle problemas de salud.

 

Alimentación saludable para niños preescolares

¿Como puedo aprovechar al máximo las comidas?

- Si su niño es muy descuidado al comer o no usa correctamente el tenedor y cuchara, no se preocupe, está en el periodo de aprendizaje.

- Fomente la independencia; su niño necesita tiempo para practicar las habilidades de alimentación. El éxito en el uso ciertos instrumentos hace que los niños se sientan bien y aumenten su autoestima.

- Dele a su hijo una variedad de alimentos que pueda comer con sus dedos o con una cuchara.

- Si su niño come muy rápido, aliéntelo a que lo haga más despacio y que hable entre las veces que lleva la comida a la boca.

- Haga que su niño tenga la facilidad de escoger lo que quiere comer. Por ejemplo: permítale que escoja entre 2 vegetales, una vez que su niño a hecho una selección dígale lo contenta que está porque ha aprendido a comer vegetales.

Mi niño es muy melindroso: ¿Qué debo hacer?

Muchos niños tienen periodos de mal apetito. Esto puede ser normal si no se prolonga por varios periodos de tiempo; puede querer comer un determinado alimento, en determinado lugar, a cierto tiempo y de determinada manera; respete estas situaciones pero ponga límites. Algunos niños comen aparentemente muy poco; sin embargo usted y el pediatra los ven saludables, activos y con un crecimiento normal. En estos casos no debe preocuparse.

¿Qué debo hacer si mi niño aparentemente no está saludable o no esta creciendo normalmente?

Si su hijo es muy melindroso al comer y aparentemente no está creciendo saludable y en forma normal llévelo inmediatamente a su pediatra.

No fuerce a su hijo a comer un alimento específico. Sin embargo cuando tiene dificultades para comer, preséntele una variedad de alimentos porque al final va a comer algo.

¿Cómo puedo desarrollar buenos hábitos de alimentación en mi hijo?

Su niño necesita desarrollar hábitos saludables de alimentación para toda la vida desde una temprana edad. La hora de las comidas es un buen momento para enseñarle sobre hábitos sanos de alimentación.

 

Algunas Sugerencias

- Sirva a su hijo comidas bien balanceadas que incluyan una variedad de sabores y texturas para que pueda disfrutar.

- Use información nutricional como guía cuando vaya a introducir nuevos alimentos para saber las porciones correctas.

- Ofrezca una variedad de alimentos nutritivos preparados de diferente manera.

- Pídale a su hijo que le ayude a hacer las compras. Esto puede hacer que se interese más sobre los alimentos. Si es suficientemente mayor él puede ayudar a preparar y servir los alimentos. 

- Nunca permita a los niños estar cerca de líquidos o alimentos calientes sobre la cocina.

- Nunca utilice los alimentos como una recompensa o castigo.