Llamenos:(593) 07-288-7442 | 07-281-8416Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-140
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

Las situaciones de emergencia se presentan en la vida cotidiana de forma esporádica (afortunadamente) pero cuando lo hacen requieren habilidades básicas y una capacidad de reacción temprana que no siempre somos capaces de realizar por no haber contado con una formación mínima en aspectos sencillos, aunque vitales para conseguir llevar a buen puerto una situación de accidente o emergencia.

Una buena forma de enfrentar una situación de este tipo es responder según el protocolo de primeros auxilios PAS (Proteger, Alertar y Socorrer). Una de las claves de este protocolo es no caer en el error de realizar tareas de reanimación en una persona con problemas como primera medida.

Proteger

En una situación de emergencia, el primer paso es controlar que ninguna situación puede hacer que la situación empeore tanto para una víctima como para las personas que tratan de ayudar a solucionar el problema.

Alertar

Una vez que la situación esté perfectamente clara, hay que avisar a las autoridades competentes. Nuestra sociedad cuenta con profesionales específicos para cada situación (cuerpos de seguridad, cuerpos sanitarios, cuerpos de bomberos…) y son ellos quienes pueden producir una mejor solución en cada caso, en muchas ocasiones con el uso combinado de los diferentes cuerpos y profesionales.

Socorrer

Se trata de la última opción para las personas que no tengan una formación específica en cada caso. Si hablamos de un accidente con una persona herida tendremos que atender a 3 factores que nos darán información muy importante sobre la víctima: respiración, consciencia y zonas de dolor. Por este orden, has de comprobar si la persona respira durante 5 segundos o más, en caso afirmativo observar si está consciente y es capaz de trasmitir datos básicos como su nombre o el lugar donde está y por último realiza un análisis del cuerpo para determinar posibles heridas o golpes. Tras estos 3 pasos, has de tomar una decisión y actuar sólo cuando tengas la seguridad de estar realizando una acción positiva para el herido.