Llamenos:(593) 07-288-7442 | 07-281-8416Ubicado en Av. Miguel Cordero 6-140
y Av. Solano, Cuenca, Ecuador

Menu

 

La vista es uno de los cinco sentidos fundamentales del ser humano, pero no siempre le prestamos la atención que merece.

  1. Observar manchas móviles, destellos de luz, halos alrededor de luces

Los cuerpos flotantes que podemos observar en nuestra visión reciben el nombre de ‘miodesopsias’, aunque también son conocidas como ‘moscas volantes’. Se trata en la mayoría de los casos, de degeneraciones normales del gel que rellena el ojo, el humor vítreo. Otras veces pueden responder a inflamación o hemorragias de la cavidad vítrea que se acumulan en el humor vítreo. Estas partículas proyectan una sombra en la retina, lo que produce ese efecto de ‘moscas suspendidas’ en nuestra visión.

 

Aunque son inocuas y bastante habituales, no está de más visitar al oftalmólogo para que descarte problemas mayores, como un desprendimiento de la retina.

 

También puede darse el caso de que se observan una especie de halos alrededor de las luces. Esto puede significar que se necesita un cambio de gafas o lentillas, pero también puede ser un síntoma de una migraña ocular. Estos halos se suceden cuando hay aumentos bruscos de la presión intraocular, por lo que es muy importante consultar con un oftalmólogo.

 

  1. Irritación y sequedad ocular

La irritación de los ojos, de por sí, no es una señal de alarma, pero cuando se convierte en una molestia habitual, puede ser un síntoma del síndrome del ojo seco, una condición crónica que resulta de la falta de lubricación y humedad en la superficie del ojo.

 

Para quienes padecen esta condición, resulta bastante molesta, por lo que es necesario visitar al oftalmólogo para que recomiende un tratamiento médico que disminuya los síntomas.

 

El síndrome del ojo seco se produce por alteraciones en la formación de lágrima suficiente o por alteraciones que disminuyen el tiempo de permanencia de la lágrima en la superficie ocular. Las lágrimas son muy necesarias para tener el ojo hidratado y permitir una visión clara.

  1. Exposición accidental a sustancias químicas

Si por alguna circunstancia estás expuesto a sustancias químicas y alguna entra en contacto con tus ojos, debes visitar con la mayor brevedad posible al oftalmólogo. Si tienes este tipo de accidente, lo más recomendable es que laves tus ojos con abundante agua fría durante unos minutos y de inmediato acudir al especialista. El oftalmólogo revisará todas las estructuras oculares que hayan podido sufrir daños por la sustancia que entró en contacto con el ojo.

 

  1. Dolores repentinos en los ojos

Si tienes un dolor ocular agudo, podría ser señal de varios problemas, entre los que destacan: un cuerpo extraño alojado en el ojo o una infección viral o bacteriana. Otra de las causas de intenso dolor es una inflamación ocular, aumento de la presión intraocular, o simplemente que es necesario cambiar de gafas.

 

El aumento de la presión intraocular por encima de niveles muy altos también puede dar dolor ocular, pero de otro tipo y puede acompañarse de síntomas gastrointestinales como náuseas y vómitos y de síntomas visuales como disminución aguda de la visión.

 

  1. Presentar sensibilidad a la luz

La sensibilidad a la luz, también llamada fotofobia, es uno de los síntomas de la migraña ocular o de que hay presencia de alguna inflamación en el ojo. Por eso, es necesario acudir al oftalmólogo para que determine sus causas y pueda tratarla acertadamente.

 

Monte Sinaí, 25 años, seguimos creciendo para cuidar de ti…

 

 

La piel es un órgano muy importante para nuestra salud y bienestar, pero en muchas ocasiones no la cuidamos con el cariño que se merece.

Para que no te olvides de su importancia, vamos a darte unos consejos para que aprendas a cuidar tu piel: la facial y la corporal.

LIMPIEZA DIARIA

Sin una limpieza adecuada, los poros pueden obstruirse y los productos cosméticos que apliquemos no podrán actuar adecuadamente, por lo que no resultarán eficaces.

Es muy importante retirar a diario los restos de sebo, suciedad, polución, productos aplicados y los propios productos de deshecho de la piel.

HIDRATACIÓN DIARIA

Para que la piel esté sana y pueda realizar todas sus funciones es imprescindible que esté correctamente hidratada.

Utiliza sérums y cremas adecuadas a las características de tu piel dos veces al día, que cubran sus necesidades tanto de agua como de lípidos. A la hora de aplicarlas lo ideal sería hacerlo al tiempo que realizamos un pequeño masaje con ambas manos.

CONTORNO DE OJOS

Es una zona con una piel mucho más sensible, fina y delicada, así que necesita cuidados con productos específicos. Debes aplicarlos dos veces al día, a suaves toques con los dedos por encima del hueso orbital.

LABIOS Y NARIZ

Los labios son una de las zonas más olvidadas del rostro y sólo nos acordamos de ellos cuando se agrietan y nos molestan.

LABIOS Y NARIZ

Los labios son una de las zonas más olvidadas del rostro y sólo nos acordamos de ellos cuando se PROTECCIÓN SOLAR

Debe emplearse a diario, en verano y en invierno, no sólo cuando vayas a la playa. Utiliza un producto con un índice de protección alto y una textura que te resulte cómoda y se adapte a tu ritmo de vida, para que no te resulte difícil incorporarlo a tu rutina diaria y aplicarlo regularmente. agrietan y nos molestan.

CUIDADOS SEMANALES

Como complemento a los cuidados de la rutina diaria, debemos realizar una rutina semanal que incluya:

 

EXFOLIACIÓN

La frecuencia de uso de un exfoliante depende del tipo de piel. Para pieles secas puede ser suficiente con una vez a la semana o cada dos semanas, pero en las pieles más grasas resulta adecuado aumentar la frecuencia a dos veces por semana.

Como ya sabes, la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y cumple funciones muy importantes.

La piel nos protege de las agresiones externas, de patógenos, alérgenos y toxinas

Mantiene la temperatura, defendiéndonos tanto del excesivo frío como del excesivo calor

Evita la pérdida de agua y la deshidratación

Nos ayuda a relacionarnos con el medio externo gracias a los receptores sensoriales.

 

Alimentación equilibrada, la clave. Lo que comemos influye de tal manera en nuestro organismo que seguir una alimentación saludable y equilibrada es la primera medida a tomar para controlar factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes o los niveles elevados de colesterol. Consumir preferiblemente alimentos frescos, procurar que si tomamos productos procesados tengan bajo contenido en grasas saturadas o hidrogenadas (trans) y azúcares o no los contengan, sustituir los dulces por fruta fresca incluyendo en nuestra dieta cinco porciones de fruta y verdura diarias, olvidarse del alcohol o mantener el consumo de bebidas alcohólicas dentro de los límites recomendados por los especialistas y preparar en casa la comida que vayamos a llevar a la oficina para poder controlar mejor lo que comemos son algunas de las orientaciones de la Federación Mundial del Corazón.

Controlar el nivel de glucosa en sangre. Las enfermedades cardiovasculares son responsables del 80% de los fallecimientos en personas con diabetes según la Asociación Americana de Diabetes. Por eso es importante controlar el nivel de azúcar en sangre de forma que se pueda recibir tratamiento en caso de que el especialista diagnostique diabetes. Si esta patología no se diagnostica y trata a tiempo, aumenta el riesgo de las enfermedades cardiacas y cerebrovasculares.

Practicar deporte. Mantenerse físicamente activo ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiacas. Por eso, incluir en nuestra rutina semanal algún tipo de deporte es vital para cuidar nuestro sistema cardiovascular. Los especialistas recomiendan un mínimo de 30 minutos de actividad física moderada cinco veces a la semana.

Controlar la presión arterial. A la hipertensión, uno de los factores de riesgo cardiovascular más comunes, se la conoce como la “asesina silenciosa”. La razón es que es posible que no produzca ninguna señal de alerta en quien la padece, lo que la hace más peligrosa. De ahí la importancia de controlar nuestra presión arterial con regularidad para descartar episodios que puedan desencadenar eventos cardiovasculares.

Abandonar el tabaco. Uno de los factores de riesgo cardiovascular que podemos evitar es el tabaco. Abandonar el hábito de fumar tiene consecuencias muy positivas que se reflejan a corto y medio plazo. A los dos años de dejar de fumar se reduce sustancialmente el riesgo de padecer una enfermedad coronaria; a los 15 años, el riesgo de ECV es similar al de una persona no fumadora.

Mantener los niveles de colesterol dentro de los límites aconsejados. Los niveles elevados de colesterol se asocian a cuatro millones de muertes al año. Manteniéndolos dentro de los límites establecidos alejamos el riesgo de ECV evitando que se formen placas de ateroma en la pared de las arterias.

 

Monte Sinaí, Cuida de ti

Las situaciones de emergencia se presentan en la vida cotidiana de forma esporádica (afortunadamente) pero cuando lo hacen requieren habilidades básicas y una capacidad de reacción temprana que no siempre somos capaces de realizar por no haber contado con una formación mínima en aspectos sencillos, aunque vitales para conseguir llevar a buen puerto una situación de accidente o emergencia.

Una buena forma de enfrentar una situación de este tipo es responder según el protocolo de primeros auxilios PAS (Proteger, Alertar y Socorrer). Una de las claves de este protocolo es no caer en el error de realizar tareas de reanimación en una persona con problemas como primera medida.

Proteger

En una situación de emergencia, el primer paso es controlar que ninguna situación puede hacer que la situación empeore tanto para una víctima como para las personas que tratan de ayudar a solucionar el problema.

Alertar

Una vez que la situación esté perfectamente clara, hay que avisar a las autoridades competentes. Nuestra sociedad cuenta con profesionales específicos para cada situación (cuerpos de seguridad, cuerpos sanitarios, cuerpos de bomberos…) y son ellos quienes pueden producir una mejor solución en cada caso, en muchas ocasiones con el uso combinado de los diferentes cuerpos y profesionales.

Socorrer

Se trata de la última opción para las personas que no tengan una formación específica en cada caso. Si hablamos de un accidente con una persona herida tendremos que atender a 3 factores que nos darán información muy importante sobre la víctima: respiración, consciencia y zonas de dolor. Por este orden, has de comprobar si la persona respira durante 5 segundos o más, en caso afirmativo observar si está consciente y es capaz de trasmitir datos básicos como su nombre o el lugar donde está y por último realiza un análisis del cuerpo para determinar posibles heridas o golpes. Tras estos 3 pasos, has de tomar una decisión y actuar sólo cuando tengas la seguridad de estar realizando una acción positiva para el herido.

 

 

 

Tener dudas antes de una operación de cirugía estética es algo normal en cualquier paciente. Por ello, hemos elaborado esta guía de recomendaciones para una operación de cirugía estética:

Preoperatorio

- Tomar la decisión de llevar a cabo una operación de cirugía estética es algo muy personal, y una decisión que debes meditar bien.

- Una vez tienes tomada la decisión, elegir clínica de cirugía estética es un trabajo de vital importancia. Acude siempre a una clínica de cirugía estética de confianza y con experiencia, con profesionales cualificados y especializados en el tipo de operación que deseas realizarte.

- Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la confianza con tu cirujano es fundamental para lograr un resultado satisfactorio. Hazle todas las preguntas tengas antes de la operación, así entenderás por completo en qué consiste la intervención y el periodo de recuperación posterior. Debes dejarte aconsejar por él. Se trata de un profesional con experiencia y es la mejor persona para aconsejarte sobre el cambio estético que mejor te sentará.

El día de la operación

  • Previo a la intervención, deberás proporcionar a tu cirujano las pruebas preparatorias que se te han realizado, así como firmar un consentimiento de la intervención. Te facilitaremos hojas de recomendaciones pre y postoperatorias, así como hoja de ingreso para el hospital, y así hacerte las cosas más fáciles. Para ello, días antes hazte una carpeta con toda la documentación para que no te dejes nada olvidado.
  • En cuanto llegues a la clínica, habla con tu médico para hacerle saber las últimas dudas sobre el proceso que hayan podido surgirte. No esperes a después de la operación, es mejor perder unos minutos para resolver estas dudas que llevarte sorpresas indeseadas después.
  • Lleva ropa cómoda, tanto si se trata de una cirugía ambulatoria y podrás marcharte a casa, como si debes permanecer ingresad@ alguna noche. Según el tipo de operación, lleva ropa adaptada para la misma. Si la intervención se lleva a cabo en el torso o en la cabeza utiliza prendas abotonadas por delante para poder quitarlas y ponerlas fácilmente. 
  • El día de la operación levántate con el tiempo suficiente para no ir corriendo. Seguro que te sentirás nervios@ por la intervención, por lo que, lo último que necesitas es más estrés y tener que ir corriendo. Ve con tiempo a la clínica por si hay mucha gente en admisión o hay que rellenar papeleo de última hora.

Postoperatorio

  • Los días posteriores a la operación no vas a estar en condiciones de hacer muchos movimientos, por lo que asegúrate que alguien va a estar acompañándote en todo momento para que te ayude a cosas como desplazarte por la casa, ducharte (si tu médico lo permite) o para que te preparen la comida.
  • Sigue estrictamente las recomendaciones que te ha dado tu cirujano plástico. Haz reposo relativo durante el tiempo indicado y acude regularmente a las revisiones que te han marcado para comprobar que todo evoluciona de manera satisfactoria.
  • En cualquier momento y ante la menor anomalía, acude a tu clínica o al hospital. Aunque es infrecuente, después de una operación de cirugía estética pueden aparecer infecciones, las cuales hay que paliar de manera inmediata para que no originen complicaciones mayores.

Conoce nuestros medicos especialistas en Cirugía Plástica

http://www.hospitalmontesinai.org/nuestros-doctores#search

 

Monte Sinaí, Cuida De ti